Puede que Harry Styles esté listo para embarcarse en su primera gira mundial como solista, pero eso no significa que el cantante esté demasiado ocupado para hacer el bien, especialmente para una víctima de 14 años del ataque de Mánchester.

El One Direction iluminó el día de la joven Freya Lewis, quien resultó seriamente lastimada por el ataque terrorista que sucedió el pasado lunes 22 de mayo después de un concierto de Ariana Grande, al llamarla por teléfono al hospital y decirle cuánto la amaba.

De acuerdo al Manchester Evening News, Freya ha estado en cuidados intensivos desde el ataque que dejó a 22 personas sin vida. La adolescente sufrió varias fracturas y quemaduras después de la explosión en el Manchester Arena. Una de las víctimas mortales era el mejor amigo de Freya, Nell Jones, quien murió en la escena.

El medio también reporta que Freya recibió RCP en la arena antes de ser trasladada a Hospital Real de Niños de Mánchester, donde todavía permanece internada. La adolescente pasó unas diez horas en cirugía y necesita someterse a dos más. Su familia ha creado un blog para ofrecer actualizaciones sobre el estado de Freya, quien necesitará de un largo tiempo para sanar por completo.

Y mientras estos momentos son claramente difíciles para Freya y su familia, ella tuvo algo de tiempo para recibir la llamada de Styles.

De acuerdo al blog, Freya recibió una llamada de Harry poco después de salir de la anestesia.
El blog, que ha estado detallando el progreso de la chica, dice, “Freya salió de la anestesia a tiempo para ver a su padre, soplarle un beso y sonreír. Luego su padre lloró. ‘¿Qué podría superar eso?’ Después, el teléfono sonó, y era Harry Styles. Freya despertó, Harry dijo que la amaba, ella dijo que lo amaba, ¡luego su padre dijo que lo amaba!”.