Corridas, dietas, gimnasio, tantas cosas que las personas hacemos para adelgazar y muchas veces no vemos resultados. Lo que no sabemos es que hay algo escondido que puede estar haciendo que engordemos. A que no adivinan qué es…

Según el nutriólogo Juan Manuel Romero Villa, el culpable de los intentos fallidos para adelgazar es nada más y nada menos que tu mal humor.

¡Sí! Llegó el momento de empezar a sonreír y dejar de enojarte por todo, pues Villa asegura que esto te está haciendo engordar.

¿Cómo se da este horrible suceso? Pues es que cuando estamos enojados,  nuestro organismo segrega adrenalina y cortisol, lo que termina en un proceso de inflamación haciendo que las células no puedan liberar energía. ¿Y qué pasa cuando no la liberan? El peso se incrementa. ¡BOOM!

Ahora ya sabemos, hay que sonreír y vivir la vida feliz. ¿Lo peor que puede pasar? ¡Es que bajemos de peso!