El actor Mark Salling ha sido hallado muerto en lo que parece ser un suicidio, según ha informado su abogado. El actor, que tenía 35 años, era uno de los protagonistas de la serie ‘Glee’ y había acaparado nuevamente los titulares en los últimos tiempos por un caso de pornografía infantil del que se declaró culpable.

“Puedo confirmar que Mark Salling ha fallecido temprano esta mañana. Mark era una persona amable y cariñosa, una persona de gran creatividad, que estaba haciendo todo lo posible para compensar algunos errores graves y de juicio”, ha afirmado su abogado Michael Proctor a la revista People. “Le sobreviven su madre y su padre, y su hermano. La familia Salling aprecia el apoyo que han estado recibiendo y pide que se respete su privacidad “, añade el letrado en un comunicado.

La muerte de Salling llega semanas antes de que se conociera la sentencia por esta causa, que le llevaría a una condena de entre cuatro y siete años de cárcel y hasta 20 años de libertad vigilada. De hecho, Salling había logrado rebajar su posible pena tras declararse culpable y pactar un acuerdo con la fiscalía.

Los hechos saltaron a la luz cuando a finales de 2015 la Policía encontró en su domicilio unas 50.000 fotografías pornográficas y eróticas de niños, además de unos 600 vídeos que el propio actor reconoció que había descargado de internet.

El escándalo no tardó en salir a la prensa y Salling pasó a formar parte del registro de delincuentes sexuales. Entre otras medidas, no podía acercarse a colegios ni parques infantiles, de los que debía mantener un mínimo de 30 metros de distancia.