El pasado 03 de Agosto Ejecutivos de LG Electronics, presentaron una impresionante pantalla de 65 pulgadas cuyo diseño puede describirse como una obra de arte para lucir en la pared encabeza la nueva línea de televisores OLED.  Por la increíble realidad de sus imágenes y la visualización perfecta que ofrecen desde cualquier ángulo, los tres nuevos modelos, W7, E7 y B7, prometen revolucionar la experiencia de la televisión y llevarla a un nivel artístico de verdadero cine en casa.

La tecnología OLED, una de las más grandes y recientes innovaciones en pantallas, es el corazón de los nuevos televisores que LG ha traído al país.  Entre otras cosas, esta hace posible que la visualización sea perfecta y cómoda desde cualquier ángulo, además de permitir la entrega de colores vivos y negros realmente negros.  Gracias al sistema de autoiluminación de cada pixel, los paneles OLED muestran imágenes claras hacia cualquier dirección, algo ideal para quienes gustan de ver la televisión en familia o con amigos.  Esto no es posible con los paneles LCD debido a la refracción de la luz causada por los cristales líquidos y los sistemas de retro iluminación LED.

Imágenes con calidad HDR y sonido Dolby Atmos

La imagen de alto rango dinámico (HDR) es una tecnología revolucionaria que revela una mayor gama de colores y contraste, creando un sentido de verdadera profundidad.  Con su línea OLED 2017, LG ha llevado esta tecnología a otro nivel al incorporar un HDR activo.  Este es dominado por el estándar de cine Dolby Vision, que optimiza el brillo y el contraste en cada escena.  El televisor también soporta imágenes genéricas de HDR 10 e Hybrid Gamma Log (HLG).

En cuanto al sonido, los nuevos LG OLED cuentan con un dispositivo Dolby Atmos, que va separado de la pantalla.  Este ofrece un sonido envolvente de 360 grados capaz de generar la sensación de una sala en el cine para disfrutar con total claridad el sonido de un helicóptero, un concierto o el melodioso canto de un pájaro.  Detecta hasta 128 diferentes sonidos en cualquier escena, recreando un paisaje sonoro con una verdadera sensación de profundidad.