Cuando Katy Perry en los inicios de su carrera en 2008, sacó la canción “I Kiss a Girl”, generó una ola de confusiones en sus seguidores sobre sus preferencias sexuales, pero nunca aclaró nada.

Fue hasta este fin de semana, que confesó que no solamente besó a una chica, sino hizo mucho más que eso.

“En ese momento no sabía muchas cosas de la vida. Lo que sí sabía era que tenía curiosidad, mucha”, aseguró la cantante durante su discurso en la cena de gala de Human Rights Campaign, en la cual recibió el galardón a la igualdad.

También afirmó que vivió una etapa interesante mientras descubrió que la sexualidad no tiene uno ni dos colores.

Y añadió que a pesar de que había recibido una educación religiosa muy estricta, dejó atrás todas sus creencias cuando por fin conoció a alguien de la comunidad LGBT.

La cantante estadounidense confesó que ha besado en repetidas ocasiones a personas de su mismo género. Sin embargo, esa no fue la parte más impactante de su discurso. Katy Perry aseguró que “cuando creció, homosexualidad era sinónimo de ‘abominación’ e ‘infierno'”. “La mayor parte de mi adolescencia, recé para que la parte gay se fuera”, decía emocionada.