Supuestamente el nuevo Justin está reformado y arrepentido por muchas cosas que ha hecho, pero su ex vecino parece no creerle al cantante y decidió llevar a la corte este caso ¡una vez más!

Ahora está alegando que sufrió estrés emocional y eso es algo con lo que no puede vivir, por lo que la corte de Los Ángeles podría ponerle una multa por $25 mil.

Los Schwartz serán los que se llevarán esa gran cantidad, si es que la demanda se cumple, y también dicen que por años no pudieron dormir por el ruido de sus fiestas en ese entonces. Bieber sabe que no ha tenido un comportamiento bueno y muchas veces ha dicho que se arrepiente de lo que ha hecho pero esta vez parece que todo lo que hizo tendrá consecuencias.