Sin duda Justin Bieber es una de las personas sobre la faz de la tierra, que más da de que hablar, desde su música, hasta lo que come.

En esta ocasión es porque Bieber, en pantalones cortos y dejando ver su tatuaje de Jesucristo en las piernas, estuvo dos horas en su servicio religioso.

Al salir, abrazó y besó de manera afectuosa al Pastor Rich Wilkerson, quien ha ganado popularidad recientemente por ser amigo de Kourtney Kardashian.

El canadiense siempre se ha considerado alguien creyente y en numerosas ocasiones ha reiterado que Dios es quien le ha ayudado a superar problemas por los que atravesó en cierta etapa de su carrera.

Bieber quien estuvo ayer en Costa Rica como parte de su tour “Pourpose” donde deleitó a sus fans con sus éxitos y celebrando que el remix de “Despacito” donde canta en español, es número 1 en todo el mundo.