Iggy Azalea estaba nominada a 4 Grammy pero no ganó ni uno, por lo que dijo en una entrevista que en vez de sentirse mal, lo ha agradecido porque siente que la gente no la quiere, y eso le ayudó a no acumular más críticas. “La gente ya me odia, no quiero que me odien más”.

La cantante dijo que su hubiera ganado algún premio, en su discurso hubiera mandado al diablo al Grammy: “No quería ganar ese premio, mi discurso hubiera sido, Al Diablo esto, no lo quiero, llévenselo, aléjenlo de mí”.
Iggy dijo que está siendo muy juzgada por su color de piel y lamenta que mucha gente sea cerrada ya que a Eminem nadie lo agrede, el ganó el álbum al mejor álbum de Rap y nadie se molestó.