Parece que en Rusia no entienden eso del humor del mexicano.

Eugenio Derbez y su hijo Vadhir se metieron en serios problemas en Rusia, y te advertimos: No es una broma. Quienes siguen a los Derbez en redes sociales sabrán que para el Mundial de Futbol 2018, padre e hijo decidieron unir fuerzas y su característico humor con una cobertura especial. Eugenio tiene toda la experiencia en estas contiendas deportivas. En el pasado trabajó con Televisa como el brazo humorístico de las coberturas de mundiales y juegos olímpicos.

Todo ocurrió durante el partido de México contra Alemania. El comediante –vestido como uno de sus famosos personajes, Barnaby, amante del fútbol y del equipo mexicano las Chivas– retó a Vadhir a bajarse los pantalones frente a la tribuna si él lograba interrumpir un programa en vivo. Desde el inicio estaban sumamente nerviosos por la estricta seguridad en el Estadio Luzhniki.

Eugenio y Vadhir entraron a la zona de medios, específicamente al foro de Telemundo donde estaban Miguel Gurwitz (con quien Eugenio trabajó en Televisa) y el ex futbolista Carlos Hermosillo. Lo habían logrado. La conversación fluía, Derbez bromeaba, esto iba genial hasta que un elemento de seguridad los interrumpió para sacar a Barnaby del foro.

Gurwitz de inmediato se interpuso y le pidió que no lo tocara. Eugenio fue ‘liberado’ pero en lugar de marcharse decidió jugar con este elemento de seguridad, dando vueltas para que no lo atrapara. Al final, fue detenido, cargado y sacado de la zona de medios, sujetado por los brazos. Vadhir grabó todo, gritando bastante nervioso “¡Papá!”.

Bien lo dice Eugenio, “Los de seguridad NUNCA entienden bromas…”.