Para la dosis de “awww” del día, este chico decidió hacer las cosas a lo grande y no sólo preguntarle una vez a su novia: “te quieres casar conmigo” sino 148 veces. Así, casual.

Todo esto estuvo a cargo de Ryan Smith, el chico que hará que todo lo que hagas por tu novia sea insignificante.

Ella estaba embarazada de su primer bebé y él le dijo que quería captar todo el proceso así que tomaba dos fotos una con la tarjeta y una sin la tarjeta por si ella quería verlas. ¡Qué nervios!

Después de 147 fotos llegó la 148 donde fue la pedida ya formal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.