El cantante de Linkin Park, Chester Bennington , ha muerto este jueves a los 41 años.

Según han informado fuentes policiales al portal TMZ, el vocalista de 41 años se ahorcó en una residencia privada en Palos Verdes Estates, cerca de Los Ángeles.

Según informa la agencia de noticias Reuters, el Departamento Forense del Condado de Los Ángeles ha confirmado que su muerte se está investigando como un aparente suicidio.

Bennington tenía seis hijos, fruto de dos matrimonios. A lo largo de su vida tuvo problemas con las drogas y el alcohol, y en el pasado confesó haber pensado en suicidarse porque cuando era niño un hombre mayor abusó de él.

La muerte del cantante de Linkin Park se produce tan solo unos meses después del suicidio de Chris Cornell, vocalista de Soundgarden con el que compartía una estrecha relación y quien hoy habría cumplido 53 años.

El día de su fallecimiento, Bennington escribió una carta abierta lamentando la pérdida de su amigo. “He soñado con los Beatles anoche. Me desperté con la canción ‘Rocky Raccoon’ en la cabeza y una mirada de preocupación en el rostro de mi esposa. Me dijo que mi amigo había fallecido. Recuerdos tuyos inundaron mi mente y lloré. Aún lloro con tristeza y con agradecimiento por haber compartido algunos momentos muy especiales contigo y tu preciosa familia”, escribió Bannington.

“Me has inspirado en maneras que jamás imaginarías. Tu talento era único y sin igual. Tu voz era alegría y dolor, rabia y perdón, amor y angustia, todo ello envuelto en uno. Rezo porque encuentres la paz en tu próxima vida”, agregó. Además, protagonizó uno de los momentos más emotivos del funeral de Cornell al cantar el tema Hallelujah de Leonard Cohen.