Para ganar un concurso de escritura hay que tener una letra muy prolija, ya que se trata de un ejercicio de precisión. Por esa razón, la historia de Anaya Ellick es aún más impresionante: esta niña de nueve años nació sin manos.

Anaya Ellick tiene nueve años y asiste a tercer grado. Ella es la flamante ganadora del concurso nacional de escritura Nicholas Maxim, en el que recibió un premio a la excelencia por su letra cursiva, cuenta el sitio Mother Nature Network (MNN).

Lo que hace a este logro tan valioso es que Anaya nació sin manos. A pesar de sufrir esta discapacidad, la niña siempre encontró la manera de superar los obstáculos que se le presentaron.

Para escribir, Anaya no usa ninguna prótesis, sino que sostiene el lápiz entre sus brazos y se para a la distancia que necesite de la mesa para conseguir el ángulo correcto, detalla un comunicado en Facebook de la Greenbrier Christian Academy, la escuela a la que asiste.

“Anaya es una joven extraordinaria. Su tenacidad nos inspira a todos en la academia. Su premio nos recuerda lo que la determinación y el trabajo duro pueden lograr. Estamos muy orgullosos de Anaya y sus logros”, manifestó Tracy Cox, directora de la academia.

Los logros de Anaya no son una novedad, ya que en 2016 había ganado el mismo concurso, cuando los jueces, impresionados, dijeron que su escritura era comparable a la de una persona con manos, según MNN

Para participar del concurso Nicholas Maxim, los estudiantes deben tener un retraso cognitivo o una discapacidad intelectual, física o de desarrollo, según detalla el sitio Zaner-Bloser, organizador del concurso.

“Anaya es un modelo para todos. Sus compañeros de clase la ven haciendo las mismas tareas que ellos y se sorprenden de que las haga tan bien, a veces incluso mejor”, cuenta en el sitio WVECSarah Cannaday, su maestra.

El esfuerzo de Anaya para superarse es un ejemplo para todos aquellos que deseen alcanzar sus objetivos.