A diferencia del estricto manejo de la mayoría de festivales en América para combatir el uso de drogas en eventos de música electrónica, la ciudad de Ámsterdam, que fue anfitriona del Amsterdam Dance Event la semana pasada, adoptó una regla más suave desde junio de este año. Aunque las drogas siguen siendo ilegales en el país, la regla permite un manejo más dósil para aquellos atrapados con menos de cinco tachas, permitiendo al fiscal público tomar la decisión de si deben o no ser procesados.

“Es extraño que somos mucho más generosos en Ámsterdam con esa regla,” explicó Marja Ruigrok de Amsterdam VVD. Él agregó, “Encuentro cinco pastillas demasiado para una persona. Podrías tal vez estar bien con solo una. Pero creemos que no deberías hacerlo para nada. Es peligroso y no sabes qué contiene. Es prohibido.”

La circulación de la regla progresiva cae sobre los talones de un reporte nacional que alertó de unas potentes pastillas circulando por la ciudad. Las medidas severas en el uso de éxtasis no es de alta prioridad, en lugar de eso, los oficiales de Ámsterdam esperan que la tolerancia con las drogas promueva una experiencia más segura para todos. La ciudad desde entonces ha formado varias alianzas para asistir en la ejecución de festivales, convocando al Servicio de Salud Pública, la Junta del Consejo de Drogas, ADE, y Jellinek, un servicio de test de drogas, para asegurarse de la seguridad de los asistentes. Jellinek extendiende sus horas para asistir en la prueba de tachas, y el equipo médico está presente durante los festivales.