Por: Gabriel Ortiz

 

Hoy oficialmente se derrocha “amor” hasta por los poros, está en el aire, en la comida, en la tv, radio y por todos lados.

Y es que como todos los años, el 14 de febrero está consagrado como el día del amor y la amistad o San Valentín, una fecha esperada para los enamorados, amigos, pero también por los solteros, ya que algunos alegan no necesitar alguien a su lado para ser feliz, a los que podríamos llamar, los “Grinch” del amor.

Sin importar cuál sea su caso, algunos simplemente siguen la costumbre que se ha venido manejando de generación en generación, pero no todos conocen el origen de una fecha que en la actualidad, está muy marcada en el calendario.

En la antigua Roma se adoraban a unos 15 dioses y  se perseguía a los cristianos. Sin embargo, había sacerdotes muy empecinados en que la gente se casara bajo el ritual cristiano. Valentín fue uno de los que se dedicó a casar parejas aun cuando el emperador lo había prohibido.

El  dirigente romano tenía la creencia de que los soldados casados no eran tan buenos y eficientes como los solteros… Porque los casados querían volver a casa y los otros no tenían esa urgencia, ¿será que en la actualidad, todos los casados también corren para llegar a su casa y encontrarse con su amada?

Además, en la antigua Roma, el 15 de febrero se celebraba el día de la fertilidad o Lupercalia (en honor del dios Lupercus) y más gente quería contraer matrimonio en esa fecha.

El emperador se enteró que Valentín hacía casamientos clandestinos y lo mandó detener.

Cuando éste estuvo delante de Valentín se burló de la religión cristiana y quiso ponerlo  a prueba: le preguntó si sería capaz de devolverle la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro, cristianizando a la chica.

Pero hubo un problema… Valentín se enamoró de la muchacha. En la víspera de su ejecución, le envió una nota de despedida que firmó con las palabras “de tu Valentín”, de ahí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en esta fecha, bueno, aunque ahora todas esas palabras bonitas se han convertido en fotos, mensajes de Whatsapp y estados en Facebook.

San Valentín fue decapitado el 14 de febrero del  año 270  D.C… ¡El día en el que muchos pierden la cabeza por amor! (literalmente).

Sea cierta o no esta historia, debemos aceptar que tiene lógica, hoy 14 de febrero celebramos el amor, no solo entre parejas, sino también entre familiares y amigos. Disfrute su día y no se convierta en un GRINCH DEL AMOR.